Tesla (NASDAQ:TSLA) escala poco a poco hacia los precios que, apenas hace unas semanas, predecían algunos analistas, y ayer tarde llegó a repuntar más de un 20% después de que una nueva casa de análisis asegurara que el valor podría superar los 800 dólares por acción. Sus acciones terminaron el día en 780 dólares, pero marcaron un máximo intradía de 786,14, máximos históricos en ambos casos. Fue el mayor repunte del valor en un día desde el 9 de mayo de 2013, cuando subió un 24,4%, y supone ya la quinta sesión consecutiva de avances, al tiempo que sigue por las nubes desde mediados de diciembre.

Bill Selesky, analista de Argus Research, anunciaba el lunes una mejora de precio objetivo hasta los 808 dólares, frente a los 556 dólares anteriores, y mantenía su recomendación de comprar el valor. En su opinión, siguen viendo crecimiento de ingresos en los próximos meses de los modelos S y X, así como una demanda fuerte para el Modelo 3, que ya representó el 80% de las ventas del grupo en el cuarto trimestre de 2019. Su nuevo precio representa un aumento del 11% con respecto a su precio actual y uno de los más elevados en todo Wall Street.

Y hablando de Wall Street, pocos objetivos le quedan por cumplir al grupo, que ha sacudido a toda la industria automovilística mundial y ha provocado una auténtica tormenta de precios desde que llegó al parqué en 2010. Ahora, cuando hablaríamos de unas ventas para este año de 500.000 vehículos, son varios los que rumorean con la posibilidad de que la compañía pudiera formar parte, en breve, del S&P 500.

Afirman Jeff Reeves, columnista de MarketWatch que el fabricante de coches eléctricos ya dispondría de algunas de las características necesarias para formar parte del selecto club de las ‘500’: liquidez de sus acciones, sede en Estados Unidos y capitalización de mercado (140.000 millones). Quizás quede un tema por alcanzar, y ese sea el de obtener beneficios positivos en los últimos trimestres, especialmente el último. Esa una asignatura que Tesla todavía no aprueba, pero que ahora, con los objetivos anunciados, estaría más cerca.

“Si se cumplen las cifras marcadas, Tesla podría entrar en el selectivo estadounidense en la segunda mitad de este año, pues habría cerrado dos trimestres consecutivos sin pérdidas”, añade Reeves. Fuentes del selectivo no han querido pronunciarse al respecto.

Finalmente, comentar que mientras unos se frotan las manos con las ganancias de Tesla, los que habían operado en corto se han llevado un buen disgusto. La última pérdida de ayer se cifraría en 2.500 millones de dólares.

Fuente: investing

Artículos recomendados

Animate a comentar esta entrada!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.