El gran tiburón blanco es un auténtico monstruo que puede alcanzar los 7,5 metros de largo. Ahora imagina eso mismo, pero de 18 metros (dos autobuses urbanos medianos uno detrás de otro). Esa criatura es el megalodón, y se extinguió hace 2,6 millones de años, pero ¿cómo estamos tan seguros?

El megalodón (Carcharodon Megalodon) es el pez de la familia de los tiburones más grande que se conoce. Se cree que los ejemplares adultos más pequeños tenían alrededor de 10,5 metros, y los más grandes 17 o 18. Su peso oscilaba entre las 12,6 y las 59,4 toneladas, y sus dientes alcanzaban los 18 centímetros de longitud.

Meg, le requin préhistorique toutes dents dehors | LNC.nc | Les Nouvelles  Calédoniennes, le Journal de Nouvelle Calédonie

Aunque pertenece al mismo género que el gran tiburón blanco (Carcharodon Carcharius), ambas especies no están directamente emparentadas y los biólogos no tienen claro si el megalodón tenia un aspecto similar a la de los tiburones blancos o era más como los tiburones peregrinos. Sea como fuere, lo que está claro por sus dientes es que era un depredador, y que verlo en directo debía ser un espectáculo sencillamente terrorífico.

El poder del megalodón ha inspirado numerosos relatos de entre los que sobresale MEG, de Steve Alten. Su novela sobre un megalodón que ha sobrevivido todo este tiempo en una región oculta del fondo del océano ha inspirado también una película protagonizada por Jason Statham.

Why The Meg Needs To Win Big At The Box Office Overseas - CINEMABLEND

Cómo sabemos que no queda ninguno vivo

Circulan interminables leyendas urbanas y documentales con imágenes falsas sobre la existencia de ejemplares de este tiburón primitivo en nuestros días. La realidad, por tercos que se pongan con los montajes de Photoshop, es que nunca se ha encontrado ninguna evidencia científica de que queden megalodones vivos. Ni una. Todos los dientes hallados son fósiles. No ha habido avistamientos comprobados ni se han encontrado restos de sus presas.

The Meg News & Review | Movies - Empire

Un tiburón de aguas cálidas y poco profundas

La primera razón por la que la teoría del Megalodón oculto en las profundidades es imposible es porque no podría sobrevivir a esa profundidad. La distribución de los dientes de megalodón fósiles que hemos encontrado indica que era un animal que vivía en aguas cálidas, poco profundas y cercanas a la costa. Su cuerpo no estaba diseñado para sobrevivir en aguas frías, y menos aún abisales. En aguas poco profundas hace tiempo ya que lo habríamos avistado de alguna forma.

La segunda razón es que un depredador de 18 metros con ese tipo de dientes se alimenta de presas muy grandes y deja una huella muy profunda en el ecosistema. Incluso un ejemplar solitario hubiera dejado a su paso un rastro descomunal de cadáveres y restos cuyas heridas son tan características que no se pueden atribuir a otros animales o a las hélices de un barco.

Esas marcas de dientes de megalodón en los huesos son precisamente el dato que permitió al paleontólogo Alberto Collareta averiguar cuál fue la causa de la extinción del megalodón. Aquel escualo prehistórico se alimentaba de dos especies de ballenas: la Piscobalaena nana y la Piscophoca pacifica. La población de ambas especies sufrió un colapso en algún momento hace entre 5,3 y 2,58 millones de años. Los indicios apuntan a que los megalodones se extinguieron porque se quedaron sin su presa habitual y no lograron encontrar reemplazo.

Artículos recomendados

Animate a comentar esta entrada!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.