Se dice que tradición comenzó con el agua, este mineral era valorado excesivamente por las tribus ya que no era sencillo de conseguir, lo consideraban un regalo de los dioses.

El agua es en muchas culturas un símbolo de sanación, pureza y hasta fertilidad y maternidad (para los egipcios). Debido a los poderes mágicos que se le atribuyen, se creó la costumbre de agradecer de algún modo sus  bondades.

Para agradecerle a las deidades por el agua, se  lanzaban al agua pequeñas ofrendas (oro, por ejemplo) y se decía una oración, de agradecimiento o de petición.

Esta tradición se ha modificado con el tiempo y cada persona le da su toque personal, pero comúnmente se pide un deseo en voz baja y se lanza la moneda.

Las fuentes se han convertido en grandes atractivos turísticos que envuelven tradiciones y deseos, La Fontana di Trevi tiene hasta una película llamada “La Dolce Vita” en la que se dice que si se lanza una moneda en la fuente, encontrarás el amor en un italiano.

¿Qué hacen con todo el dinero que recolectan?

La gran afluencia de turistas aumenta la cantidad de monedas lanzadas, cada ente gubernamental decide qué hacer con sus monedas, aquí tienes unos ejemplos:

La Fontana di Trevi  en Roma recolecta las monedas (en promedio 3 mil Euros al día) y las reparte entre fundaciones que ayudan a los más necesitados (asilos, orfanatos, etc).

Hotel Bellagio en Las Vegas recoge las monedas con una aspiradora gigante y recolecta en promedio 11 mil Euros a la semana, la mayor parte del dinero lo donan a la ONG Habitat for Humanity que construye casas para familias pobres.

Parques Disney a pesar de que no hay cifras oficiales, extraoficialmente se habla de decenas de dólares que son destinados a apoyar niños sin hogar.

El lado negativo de la tradición

A pesar de que representa un “agradecimiento” a los dioses, las monedas no siempre son bienvenidas en las fuentes puesto a que muchas veces estas no poseen los mecanismos adecuados para filtrar y evitar que entren a los engranes, lo que hace que se dañen rápidamente.

Cuando la costumbre llega a  las reservas de agua natural  representa un terrible error ya que el material del que está hecha la moneda al entrar en contacto con el agua la puede contaminar y afectar a todo el ecosistema.

Artículos recomendados

Animate a comentar esta entrada!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.