De acuerdo con imágenes satelitales, en donde antes se notaban los colores azul y blanco ahora se observa el polvo del Sahara, mismo que recorre desde el continente africano hasta el caribe.

El desierto del Sahara es el desierto cálido más grande del mundo y ocupa la mayor parte del norte de África, pues su extensión territorial es casi tan grande como la de China.

¿QUÉ ES EL POLVO DEL SAHARA?

De acuerdo con la NOAA, “es una masa de aire muy seca y cargada de polvo que se forma sobre el Desierto del Sahara a finales de la primavera, durante el verano y a principios de otoño, y se mueve hacia el Océano Atlántico Norte cada 3 a 5 días”.

Este fenómeno suele ser de corta duración, y aunque no dura más de una semana, la presencia de fuertes vientos puede ocasionar que sea más propensa a cruzar el Atlántico.

La nube de polvo sahariano forma una capa de 3 a 5 kilómetros de espesor y se encuentra entre uno y dos kilómetros en la atmósfera.

¿POR QUÉ SUCEDE?

Este fenómeno se forma principalmente con la ayuda de tormentas o ciclones. Los fuertes vientos ocasionan que grandes cantidades de arena suban a la atmósfera y recorran miles de kilómetros de distancia.

¿CUÁL ES SU IMPACTO CLIMÁTICO?

De acuerdo con el Cenapred, el polvo del Sahara suprime las corrientes de aire ascendentes del ciclón, y los vientos horizontales que lo transportan cambian la dirección del viento en el medio ambiente. Por lo tanto, La formación de ciclones tropicales en el Atlántico podrían reducirse considerablemente.

Por otro lado, la AOML (Atlantic Oceanographic and Meteorological Laboratory) asegura que el polvo del Sahara es una gran fuente de micronutrientes para el ecosistema terrestre y marino.

“El hierro y el fósforo que el polvo transporta benefician la producción de biomasa marina en partes de los océanos en las que hay escasez de estos elementos”.

¿ES PELIGROSO PARA LOS HUMANOS?

Debido a que afecta considerablemente la calidad del aire, puede tener un efecto nocivo para los seres humanos.

Al ser una nube de polvo, el viento es realmente seco y tiene aproximadamente 50% menos de humedad que la atmósfera tropical común, esto puede afectar tanto a la piel como a los pulmones. De igual manera, su alta concentración de partículas puede resultar nocivo para las personas.

En las zonas afectadas por el polvo del Sahara ya se alertó a todas las personas que deberán tomar extremas precauciones, especialmente aquellas que sufren de problemas respiratorios, alergias o contagio de coronavirus.

Artículos recomendados

Animate a comentar esta entrada!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.