Desde hace varios años, la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex (ILGA) publica y actualiza periódicamente su informe Homofobia de Estado, que proporciona datos sobre las leyes que afectan a personas en función de su orientación sexual. Su última actualización corresponde a diciembre de 2019, y ofrece un panorama muy desigual. Mientras que en muchos países del mundo cada vez hay más instrumentos legales para proteger a este colectivo de la violencia y la discriminación, llegando incluso a estar contemplados estos derechos en sus constituciones, en otros se continúa criminalizando a las personas por su orientación sexual.

“A diciembre de 2019, 70 estados continúan criminalizando la actividad sexual consensual entre personas del mismo sexo,” señala Lucas Ramón Mendos, Oficial Superior de Investigación en ILGA World y autor del informe. «La cifra bajó brevemente en junio cuando Botswana despenalizó, sólo para volver al mismo punto un mes después, ya que Gabón lamentablemente decidió unirse a la lista». Además, otras jurisdicciones que no pertenecen a la ONU, como ciertas provincias de Indonesia, Gaza y las islas Cook, también penalizan los actos homosexuales.

El informe recopila datos que muestran cómo las leyes que penalizan la conducta sexual consensuada entre personas del mismo sexo se han aplicado activamente en al menos 35 Estados miembros de la ONU en los últimos dos años.

Además de la criminalización, en muchos de estos estados se recogen leyes que limitan la libertad de expresión y asociación para estos colectivos, que ven censurados y prohibidos sus contenidos en la prensa y en los medios on line. Además, las asociaciones de defensa de los derechos de las comunidades LGBT tampoco se pueden registrar de forma oficial ni actuar en estos países que criminalizan al colectivo.

El extremo más preocupante de esta criminalización de los actos sexuales entre personas adultas del mismo sexo se da en ciertos países que llegan a imponer la pena de muerte por este acto. En algunos, dicha pena se aplica en todo el Estado, en otros, solo en ciertas provincias. Además, aunque no la apliquen habitualmente, otros países tienen instrumentos legales o códigos religiosos que permitirían también dicha sentencia.

Irán

Este país impone la pena de muerte por actos homosexuales entre varones. Dicha ley se aplica en todo el Estado y también contempla un castigo consistente en ‘golpe de bastón’. El gobierno de este país ha utilizado la Ley de Prensa y la Ley de delitos informáticos para cerrar periódicos y sitios web con contenido relacionado con la orientación sexual.

Arabia Saudita

Este país impone la pena de muerte por actos sexuales entre personas del mismo sexo. Dicha ley se aplica en todo el Estado. En el informe de la ILGA se indica que existen sospechas no confirmadas de que en abril de 2019 cinco hombres podrían haber sido ejecutados en este país por este motivo.

El país también detuvo a un hombre gay por publicar una foto en las redes sociales en pantalones cortos, así como dos hombres por besarse en público.  Poco después, un video promocional nacional calificó la homosexualidad como una forma de ‘extremismo’.

Yemen

El código penal de Yemen contempla diversos castigos para la homosexualidad y el lesbianismo, con penas máximas de tres años de cárcel, pena de muerte y castigos consistentes en cien latigazos. Dicha ley se aplica en todo el Estado.

Sudán

Este país impone la pena de muerte por actos sexuales entre personas del mismo sexo. Dicha ley se aplica en todo el Estado pero solo afecta a los varones. Además, y como sucede en casi todos los países que llegan a este extremo, existe restricción a la libertad de expresión en temas sobre orientación sexual y a las organizaciones que trabajan en ellos.

Somalia

En Somalia la ley impone la pena de muerte por actos homosexuales, pero el castigo solo se impone en provincias específicas. Su código penal se refiere específicamente a “homosexualidad” y “coito con persona del mismo sexo”, y se aplica a todos los géneros.

Nigeria

Al igual que Somalia, la pena máxima solo se contempla en determinadas provincias. Además, su Ley de prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo (2014) establece que una persona que «directa o indirectamente hace pública una demostración de relaciones amorosas entre personas del mismo sexo» puede recibir una sentencia penal de hasta diez años de prisión.

Afganistán

Afganistán tiene disposiciones legales o códigos religiosos que podrían imponer la pena de muerte por actos sexuales consensuales entre personas del mismo sexo. Su código penal se refiere al término ‘livat’ (penetración anal con orgasmo sexual masculino) y solo se aplica a varones.

Brunei

A principios de abril de 2019, el sultanato anunció oficialmente la promulgación de su Código Penal de Ley Saria, que, entre otros aspectos, impone la pena de muerte por lapidación por actos sexuales consensuales entre personas del mismo sexo.

Mauritania

Este país tiene disposiciones legales o códigos religiosos que podrían imponer la pena de muerte por actos sexuales consensuales entre personas del mismo sexo. Su código penal contempla los ‘actos contra natura’ y castigos consistentes en penas de cárcel de hasta dos años para las mujeres y posibilidad de pena de muerte para los varones.

Pakistán

Este país tiene disposiciones legales o códigos religiosos que podrían imponer la pena de muerte por actos sexuales consensuales entre personas del mismo sexo. El gobierno de este país ha prohibido el contenido LGB en línea y en los medios de comunicación.

Catar

Este país tiene disposiciones legales o códigos religiosos que podrían imponer la pena de muerte por actos sexuales consensuales entre varones del mismo sexo, así como la cadena perpetua.  

Emiratos Árabes Unidos

Este país tiene disposiciones legales o códigos religiosos que podrían imponer la pena de muerte por actos sexuales consensuales entre personas del mismo se

Artículos recomendados

Animate a comentar esta entrada!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.