El nombre del reptil era Alagba, que en el idioma yoruba significa “El anciano”. Era una tortuga gigante y considerada la más vieja de África. El animal falleció a los 344 años a causa de una breve enfermedad, en el palacio de Oba Jimoh Oyewunmi, rey de la ciudad de Ogbomoso (Nigeria).

Alagba era de sexo masculino y pesaba cerca de 100 kilos. Aunque este tipo de animal se caracterizan por tener una gran longevidad, el caso de Alagba es más que singular.

Muere Alagba, la tortuga gigante más longeva de África - National  Geographic en Español

Alagba llevaba viviendo en el palacio de Ogbomoso desde el año 1770

Llevaba viviendo en el palacio muchos años y ha acompañado a numerosos monarcas de Ogbomoso. La tortuga fue trasladada a la residencia real en 1770 mientras reinaba Soun Ikumoyede Ajao.

Actualmente, había dos miembros del personal dedicados exclusivamente a Alagba, a quien le proporcionaban todo lo que necesitaba. Además de tener la atención del personal, también recibía visitas de turistas a diario.

Murió 'Alagba', la tortuga de 344 años considerada la más vieja de África

Por este motivo y para poder conservar la memoria del reptil, han decidido conservar su cuerpo para que todos puedan seguir visitándola y a su vez la sigan recordando durante muchos años más.

Artículos recomendados

Animate a comentar esta entrada!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.