Pero, ¿alguna vez te preguntaste por qué amamos tanto los Lego? La fascinación de grandes y chicos por este juguete nacido en Dinamarca no es casual y los psicólogos explican por qué nos gustan tanto los Lego, por más que estemos rodeados de otros juguetes que son similares.

La psicología explica tu amor por los Lego

El 1932 un carpintero danés cambió la historia de los juguetes para siempre al inventar los Lego, que en su idioma significa ‘juega bien’. Con las décadas, estos bloques solo crecieron en popularidad y hoy existen 62 piezas de Lego por cada habitante del mundo. ¿Qué hace tan especiales a estos bloques de colores? El psicólogo británico JonSutton estudió este fenómeno y nos cuenta las razones detrás del amor mundial por los Lego, tanto en niños como adultos.

Los Lego son ideales para niños y adultos con diferentes niveles de habilidad, ya que solo se requiere imaginaciónpara transformarlos en objetos y pueden representar cualquier cosa que se le ocurra a quien juegue con ellos. El psicólogo de la Universidad de Durham Charles Fernyhough explica que los Lego son un juguete que a primera vista no representa nada, pero que puede representar cualquier cosa, lo que los diferencia de otros juegos de construcción en los que claramente se deben utilizar sus partes para dar con un objeto determinado.

En las últimas décadas, Lego comenzó a presentar sets con instrucciones para construir algo específico, pero eso no le quitó su esencia. Si bien estos Lego vienen con instrucciones que nos enseñan a seguir un orden lógico, el niño o adulto puede dejar de seguir las indicaciones cuando quiera y convertir las piezas o ir modificando el diseño a su antojo porque no hay nada que se lo impida.

Gracias al trabajo de científicos en conjunto con la Fundación Lego para la creatividad, juego y aprendizaje, estos bloques son hoy una herramienta terapéutica, ya que estimulan ciertos procesos neuronales en el cerebro que se combinan con diferentes habilidades y dan paso a la adquisición de nuevas destrezas.

Los niños con TEA (trastornos del espectro autista) se benefician especialmente del juego con Lego porque se exponen a una terapia en la que lo estructurado está presente (algo importante para ellos), pero también hay espacio para ir probando cosas nuevas. Estudios realizados en pequeños con autismo demostraron que en grupos pequeños jugar con Lego ayuda a mejorar la socialización y el trabajo en equipo, además de disminuir sus niveles de ansiedad y estrés.


Los Lego son más que un juguete. Según la ciencia, pueden trascender varias generaciones al ofrecer la experiencia de juego perfecta que no solo es divertida, sino que también puede resultar terapéutica.

Artículos recomendados

Animate a comentar esta entrada!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.