Suena demasiado prometedor, pero hay estudios que comprueban que al menos el 60 % de las mujeres han alcanzado el clímax cuando las estimulan con esta técnica.

Según un informe de Cosmopolitan, Kivin se convirtió en tendencia luego de que un usuario en Twitter publicara que realmente esto le cambió la vida sexual a él, pero sobre todo a su esposa.

Ante esta polémica, Annabelle Knight, experta en sexo y relaciones, le dijo al medio que Kivin cambia totalmente la forma de recibir sexo oral, pues la persona en vez de ubicarse en medio de las piernas de la mujer lo hace en un lado (boca en la vagina y brazos sobre muslos y abdomen).

Con los dedos índice y pulgar se deberá sujetar el clítoris suavemente para elevarlo y darle estabilidad, esto da la posibilidad de estimular la zona más sensible del clítoris. Además, con el dedo corazón podrá tener acceso a la vagina y el perineo. La idea es que la lengua dibuje figuras hacia los costados de la vagina y no de arriba hacia abajo como es la costumbre.

La experta comentó que logrando la sincronía perfecta la mujer podría alcanzar el orgasmo en menos de 10 minutos. Aunque en la mayoría de los casos solo se necesitan 3 minutos y las sensaciones suelen ser muy intensas.

Otra ventaja que proporciona la técnica y la posición es sentir las contracciones mediante el perineo para poder calcular qué tan cerca está el clímax.

Fuente: Pulzo

Artículos recomendados

1 COMENTARIO

Animate a comentar esta entrada!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.