Los legisladores piden un cargador común que se pueda usar en diferentes marcas y tipos de dispositivos, incluidos teléfonos móviles, tabletas y lectores de libros electrónicos.

La resolución también insta a los legisladores de la Unión Europea a explorar maneras de aumentar el número de cables y cargadores que se reciclan, así como de garantizar que los clientes no estén obligados a comprar un cargador con cada nuevo dispositivo que adquieren.

Anteriormente, Apple se ha opuesto ferozmente a propuestas similares: sus cables Lightning no son compatibles con dispositivos fabricados por compañías de hardware rivales. Otras marcas tienden a usar variantes USB para los cargadores.

Aunque un portavoz de Apple no tuvo una declaración inmediata a la resolución aprobada, el gigante tecnológico señaló en un comunicado la semana pasada que cambiar a un único cargador sofocaría la innovación y generaría desperdicios ambientales.

“La legislación tendría un impacto negativo directo al interrumpir los cientos de millones de dispositivos y accesorios activos utilizados por nuestros clientes europeos e incluso más clientes de Apple en todo el mundo”, indicaba el pronunciamiento.

La Comisión Europea ha estado considerando posibles soluciones durante una década. En 2009, los fabricantes de teléfonos inteligentes, incluido Apple, firmaron un memorándum de entendimiento no vinculante acordando unificar los cargadores.

Aunque Apple se ha estado moviendo hacia el uso de cargadores USB-C en algunos productos, la compañía sigue siendo un caso aparte.

La resolución aprobada pide a la comisión que presente reglas “reforzadas” para julio. De acuerdo con la agenda de trabajo de la comisión para 2020, la acción legislativa sobre un cargador común está prevista para el tercer trimestre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí