La clave del éxito del plato está en la vinagreta, con dos tipos de mostaza, y una buena cantidad de hierbas aromáticas.

Ingredientes

Para 4 personas

  • Papa pequeña kg
  • Aceite de oliva virgen extra 40 ml
  • Vinagre de Jerez 30 ml
  • Mostaza de Dijon 10 ml
  • Mostaza a la antigua 10 ml
  • Cebolla morada 1
  • Hierbas frescas al gusto (un buen manojo)
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Ralladura de limón (opcional)

Cómo hacer ensalada de papa a la francesa

Dificultad: Fácil

  • Tiempo total 35 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 25 m

Lavar y escurrir las papas. Poner en una cazuela grande cubiertas con abundante agua salada, llevar a ebullición y cocer a potencia media hasta que se puedan atravesar con un palillo; unos 15-25 minutos, según el tamaño. Escurrir y dejar enfriar un poco hasta que no quemen.

Mientras, disponer en un frasquito el aceite, el vinagre, las dos mostazas y una buena pizca de pimienta molida y sal. Cerrar y agitar muy bien para emulsionar. También se puede hacer en un cuenco batiendo con varillas o un tenedor.

Lavar y secar muy bien las hierbas, y picarlas a cuchillo. Se pueden usar al gusto, preferiblemente mediterráneas y de tres variedades (perejil, eneldo, tomillo, cebollino, orégano, tomillo…). Cortar en juliana fina o plumas la cebolla pelada.

Ensalada de Patata a la Francesa

Cuando las papas no quemen, pero sigan calientes, cortar por la mitad o en cuartos, según el tamaño, y disponer en una fuente o recipiente amplio. Añadir la vinagreta, la cebolla y las hierbas. Incorporar un poco de ralladura de limón, si se desea. Remover con suavidad para repartir todo de forma homogénea.

Servir tal cual, aún un poco templada, o esperar a que se enfríe un poco más antes de tapar con film de cocina y reservar en la nevera. Aguantará bien si se guardan las sobras en un recipiente hermético unos tres o cuatro días.

Con qué acompañar la ensalada de papa

El gran sabor y la agradable textura de esta ensalada a la francesa convierten al plato en un buen candidato para tomar sin más en una cena sencilla cuando no queramos complicarnos mucho la cabeza. Pero, puesto que le faltan proteínas, brillará más como guarnición o primer plato de un menú veraniego, acompañando carnes o pescados, también perfecta para barbacoas. Si queremos que sea una comida completa por sí sola, podemos añadirlo huevo duro o una lata de atún.

Artículos recomendados

Animate a comentar esta entrada!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.