Investigadores de Johns Hopkins Medicine evaluaron la relación entre tener una mascota gato o perro en los primeros 12 años de vida y desarrollar esquizofrenia o trastorno bipolar en la edad adulta.

Al estudiar a pacientes adultos en el Hospital Sheppard Pratt en Baltimore, los investigadores encontraron que tener un perro mascota en cualquier momento durante la infancia estaba relacionado con un riesgo reducido de esquizofrenia en un 24%.

Además, los participantes que estuvieron expuestos por primera vez a un perro al nacer tenían un 55% menos de riesgo.

Sin embargo, tener un gato como mascota en cualquier momento durante la infancia no pareció afectar el riesgo de desarrollar esquizofrenia. Tampoco se encontró un vínculo entre el trastorno bipolar y cualquiera de los animales.

«No conocemos el mecanismo», dijo a The New York Times el autor principal, el Dr. Robert H. Yolken, profesor de pediatría en la Universidad Johns Hopkins.

Señalando que las bacterias intestinales de las personas con esquizofrenia son diferentes de las personas sanas, dijo, «una posibilidad es que tener un perro en la casa causa un microbioma diferente y cambia la probabilidad de desarrollar un trastorno psiquiátrico».

El Instituto Nacional de Salud Mental define la esquizofrenia como una enfermedad mental crónica que afecta los sentimientos, pensamientos y comportamientos de una persona. 

Los síntomas incluyen alucinaciones, delirios, pensamiento desordenado, pérdida de placer en las actividades cotidianas y dificultades con la memoria.

En total, los investigadores compararon 396 pacientes con esquizofrenia y 381 con trastorno bipolar con un grupo de control de 594 personas sanas. 

Más de la mitad de los participantes informaron que tenían un perro mascota antes de cumplir 13 años, mientras que aproximadamente un tercio dijo que tenían un gato mascota durante ese mismo período de tiempo.

Los investigadores ajustaron sus resultados a otros factores de riesgo conocidos.

Las limitaciones incluyeron la dependencia de los participantes de autoinformar su exposición infantil a las mascotas. 

Finalmente, Yolken y sus colegas pidieron más investigación para determinar si existe una correlación directa y explorar si la exposición temprana a las mascotas podría tener el efecto opuesto de aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades mentales.

Imagen: Pixabay
Artículos recomendados

Animate a comentar esta entrada!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.