Cuando tratamos de entender a los felinos, en la mayoría de los casos quedamos con un signo de interrogación en la cabeza. Obviamente no tienen el mismo lenguaje corporal que los perros, y a veces hasta tiene vocalizaciones que nos hacen pensar que sí manejan un idioma gatuno, y que con frustración tratan de enseñarnos.

Raros e ilógicos, igual comparten sus vidas con nosotros; aquí te explicamos algunos de sus misteriosos comportamientos:

1. Amasar con sus patas

Este raro comportamiento, en el que hacen presión rítmicamente con sus patas contra tu espalda o tus piernas, -o lo que sea-, es muy tierno y gracioso, sí… pero constituye un misterio para muchas personas con gatos.

Esto lo hacen desde que son gatitos, ese movimiento es muy frecuente para estimular las glándulas secretoras de leche, para alimentarse de su madre. Así, esta sensación de bienestar la relacionan con todo lo que les proporcione placer o seguridad. De esta forma, alivian su stress dando mensajes, o marcando su territorio con su olor. Así que siéntete halagado si un gato te lo hace.

2. No pueden resistirse al catnip

Si pensabas que para un gato solo eran irresistibles cosas como los ratones o el pescado, la Nepeta cataria, mejor conocida como la “hierba gatuna” o Catnip es para los gatos lo que quizá fue el L.S.D para Jim Morrison. Esta planta es capaz de producir un efecto en los gatos tan placentero que termina relajándolos cuando se exponen a ella. 

La Napeta cataria crece en Europa, Asia y Norteamérica, y tiene propiedades medicinales para bajar la fiebre, aliviar la indigestión, además de ser útil en tratamientos para los nervios o fines afrodisíacos.

3. Aman las cajas de cartón

Es más sensato que en vez de comprar un juguete caro para tu gato, termines por darle la caja de tu equipo de sonido.

Aquí su instinto depredador hace gala. Para cazar, ellos necesitan esconderse, por lo que les parece irresistible una vulgar caja de cartón. También les da calor, y seguridad y paradójicamente se sienten cómodos siendo como un faquir contorsionista; además, pueden satisfacer su naturaleza independiente.

4. Extraños gestos con su cara 

Es común ver a gatos levantar sus labios, haciendo extrañas muecas. Esto lo hacen cuando captan feromonas en el aire, y es completamente normal. Así que no te preocupes si ves a tu gato un tanto histriónico.

5. Suelen dormir encima de sus dueños

De nuevo aquí entra el factor de la seguridad. Aunque sabemos que los gatos son animales muy independientes, tampoco son carentes de temor o falta de amor; así que es muy común que te eches a dormir, y al rato tu gato te despierte porque busca acomodarse encima de ti.

Esto les proporciona seguridad, calidez y también es una manera de demostrar afecto; contrariamente a lo que piensan muchos -de que los gatos son odiosos o indiferentes-, ellos pueden ser muy cariñosos, y se valen de estas maneras para entregar cariño. Si tu gato siempre hace esto, y aún no te acostumbras, pues tienes tarea…

6. Los gatos ronronean

Una de las cosas más curiosas de los felinos es su capacidad para ronronear. Es irresistible y fascinante, e incluso perturbador cómo los gatos pueden convertirse en un motor, produciendo sonidos de baja frecuencia en distintas intensidades. No está completamente claro cómo se produce este fenómeno a nivel físico, algunas explicaciones sostienen que es a causa de rápidos temblores en los músculos de su laringe que vibran durante la inhalación y exhalación; otras refieren al sonido de unas “falsas cuerdas vocales”; o vibraciones desde la vena cava posterior.

Lo que sí es cierto es que cuando el gato está animado, y contento, pueden ronronear, lo que parece ser un comportamiento asociado con el placer; aunque también suelen hacerlo cuando están enfermos, quizás para buscar aliviarse de sus dolencias, o del stress.

Los humanos amantes de los gatos disfrutan de su ronroneo; a nivel energético es muy satisfactorio y relajante; dormir con un gato que te está ronroneando puede ser un buen somnífero. 

7. Súper equilibrio y supervivencia a altas caídas

Muchas veces hemos visto a nuestras mascotas caminar como si nada por el filo del balcón, a unos 7 pisos del suelo. Esto puede asustar a cualquiera; pero los gatos lucen tan relajados y aletargados que sorprende.

Su secreto no es ser temerarios, sino poseer un sistema auditivo envidiable. Esta compuesto de cinco tubos rellenos de líquido, cubiertos de delicados vellos. Estos pelitos son capaces de detectar movimientos, y giros, para dar orientación en todo el cuerpo del felino.

Gracias a esto los gatos son capaces de mover su cuerpo con rapidez extraordinaria ante una caída, o inestabilidad de alguna superficie; en este sentido, pueden rotar su espina dorsal, patas delanteras y posteriormente las patas de atrás, para caer como una bailarina de ballet sobre sus almohadillas.

Aunque es evidente su gran habilidad para ser caminar por la cuerda floja, no están exentos de caídas; porque los gatos a veces suelen ser muy distraídos, más si están cazando o acicalándose. Una de las razones por las que sobreviven a grandes caídas, es que colocan su cuerpo como si fuera un paracaídas, disminuyendo así la velocidad a la que se precipitan, minimizando los efectos secundarios de la caída.

¿Qué hay de sus bigotes y la cola? Los bigotes (vibrisas) le ayudan a orientarse. son órganos sensoriales que les ayudan a calcular la distancia y el espacio, pero no a equilibrarse, como muchos creen esto último es un mito. Son como un radar, los utilizan para medir distancias y dimensiones de seguridad de los objetos, incluso en la oscuridad.

Por su parte, la cola le ayuda a equilibrar sus movimientos y para no perder el equilibrio. Cuando el gato salta, usa la cola como si fuera un manubrio para corregir la dirección del cuerpo en el aire y también ajustarse al aterrizaje, moviéndola para obtener mayor estabilidad.

¿Y tú? ¿Tienes gatos?

¡Cuéntanos si has notado algún extraño comportamiento en tu mascota!

Artículos recomendados

Animate a comentar esta entrada!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.