El estudio muestra que si las temperaturas globales aumentan en dos grados Celsius por encima de los niveles preindustriales, el mundo podría perder más de la mitad de sus mejores regiones productoras de vino. 

Por otro lado, si las temperaturas aumentan en cuatro grados Celsius, el porcentaje de regiones degradadas vitivinícolas perdidas podría llegar al 85 por ciento.

Actualmente la humanidad no está en camino de alcanzar ese objetivo. Las emisiones durante 2019 fueron un 4% más altas que cuando se firmó el acuerdo de París en 2015, y las Naciones Unidas advirtieron que las tendencias actuales pusieron al planeta en curso para un aumento de temperatura de 3.4 ° C en los próximos 80 años.

Imagen: Getty

«De alguna manera, el vino es como el canario en la mina de carbón por los efectos del cambio climático en la agricultura, porque estas uvas son muy sensibles al clima», dijo Benjamin Cook, de la Universidad de Columbia y el Instituto Nasa Goddard de Estudios Espaciales, coautor del estudio.

EL CAFÉ SE ENCUENTRA EN PELIGRO DEBIDO AL CAMBIO CLIMÁTICO

Afortunadamente, el estudio, publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias el lunes, esboza una estrategia de adaptación: cambiar qué variedades de uva crecer en qué regiones.

Así, las variedades tardías y que mejor soportan el calor, como syrah y garnacha, podrían potenciarse en las regiones vinícolas actuales, mientras que las más precoces como pinot noir y chardonnay podrían cultivarse en las zonas más septentrionales.

Estos cambios supondrían “desafíos complejos, pero no inalcanzables, en los planos legal, cultural y financiero”, estiman los autores.

«Todavía hay oportunidades para adaptar la viticultura a un mundo más cálido», dijo el coautor del estudio Benjamin Cook en un comunicado«Simplemente requiere tomar en serio el problema del cambio climático».

Las conversaciones en Europa ya comenzaron sobre una nueva legislación para facilitar que las principales regiones cambien las variedades que cultivan.

DATA PARA LA INVESTIGACIÓN

El estudio analizó 11 variedades diferentes de uvas de vino populares. Utilizando datos pasados ​​de enólogos y científicos, los investigadores construyeron modelos para determinar cuándo cada uva florecería, florecería y maduraría en regiones vitivinícolas de todo el mundo en tres escenarios de calentamiento diferentes: 0, 2 y 4 grados Celsius de calentamiento por encima de los niveles previos. niveles industriales.

Ejemplo de ganancias y pérdidas en la idoneidad vitícola dentro de los principales países productores de vino y para dos variedades populares. (Crédito de la foto: Ignacio Morales-Castilla)

Los enólogos de todo el mundo ya están comenzando a cambiar las variedades para adaptarse a los cambios climáticos.  En la ciudad vinícola de Burdeos, Francia, algunos viticultores utilizan menos merlot, por citar un ejemplo.

Artículos recomendados

Animate a comentar esta entrada!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.