¿Qué pensaba Stephen Hawking de Dios? Descúbrelo a través de las últimas frases que escribió al respecto antes de morir.

Stephen Hawking fue uno de los científicos y divulgadores más importantes del siglo pasado. No sólo eso: al margen de sus aportaciones a la cosmología, Hawking era bien conocido por comunicar con palabras sencillas teorías complejas y acercar la ciencia al gran público. 

Una de las posiciones más polémicas que caracterizó a Stephen Hawking fue su férreo ateísmo: el científico británico rechazó una y otra vez la existencia de un ser supremo; sin embargo, su concepto de Dios se parecía al de Einstein para referirse a las leyes de la naturaleza.

En ‘Breves respuestas a las grandes preguntas’, el último libro de reflexiones que dejó inconcluso Hawking al morir, el científico dedicó todo su primer capítulo a una sola pregunta: ¿hay un Dios?

Sus respuestas se pueden resumir en algunas frases que son una suma de escepticismo, una mentalidad científica y un deseo por saber cada vez más de los secretos del cosmos:

 “No tengo ningún resentimiento hacia Dios. No quiero dar la impresión de que mi trabajo trata de demostrar o refutar su existencia. Mi trabajo consiste en intentar hallar un marco racional para comprender el universo que nos rodea”.

«Durante siglos, se creyó que las personas discapacitadas como yo vivían bajo una maldición divina. Bueno, supongo que tal vez haya molestado a alguien de un más allá, pero prefiero pensar que todo se puede explicar de otra manera, mediante las leyes de la naturaleza”.

stephen hawking dios
Imagen: AP Photo/Matt Dunham

“Si creemos en la ciencia, como yo creo, creemos que hay ciertas leyes que siempre se obedecen. Si lo deseamos, podemos decir que dichas leyes son obra de Dios, pero eso es más bien una definición de Dios que una demostración de su existencia”.

 “El universo es una máquina gobernada por principios o leyes, unas leyes que pueden ser entendidas por la mente humana. Creo que el descubrimiento de esas leyes ha sido el mayor logro de la humanidad, porque son esas leyes de la naturaleza, como ahora las llamamos, las que nos dirán si hace falta realmente un dios para explicar el universo”.

“Utilizo la palabra Dios en un sentido impersonal, como lo hacía Einstein, para designar las leyes de la naturaleza, por lo cual conocer la mente de Dios es conocer las leyes de la naturaleza. Mi predicción es que conoceremos la mente de Dios para el final de este siglo”.

“Cuando la gente me pregunta si un Dios ha creado el universo, les digo que la pregunta no tiene sentido. Antes del Big Bang el tiempo no existía, y por lo tanto no había un tiempo en que Dios pudiera hacer el universo. Es como buscar cómo se va a los bordes de la Tierra: la Tierra es una esfera sin bordes, por lo cual buscarlos es un ejercicio inútil”.

“¿Tengo fe? Todos somos libres de creer lo que queramos, y mi opinión es que la explicación más simple es que no hay Dios. Nadie creó el universo y nadie dirige nuestro destino. Eso me lleva a una profunda comprensión: probablemente no haya cielo ni vida futura. Opino que creer en otra vida es tan solo una ilusión”.

Artículos recomendados

Animate a comentar esta entrada!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.